Playboy no sobrevivirá a su creador. Tras la muerte de Hugh Hefner, los responsables de la compañía que edita la revista plantean el final de la publicación tras más de seis décadas. El famoso conejito dejaría de ocupar los kioskos para centrarse en explotar su potencial como marca.

“Queremos centrarnos en lo que llamamos ‘World of Playboy’, que es mucho más grande que una pequeña publicación impresa heredada”, aseguró Ben Kohn a The Wall Street Journal. Kohn es una voz más que autorizada ya que ocupa el cargo de director ejecutivo de Playboy Enterprises desde 2016, por lo que la desaparición de Playboy como revista es algo más que probable.

El plan no es a largo plazo. Kohn aseguró en el artículo que 2018 será el año de transición en el que pasar “de un negocio de medios de comunicación a una compañía de gestión de marcas”. La llegada de este movimiento tres meses después de la muerte de Hefner no es casual. En 2001, la empresa Rizvi Traverse se hizo con cerca de dos tercios de Playboy. El acuerdo incluía continuar con la publicación de la revista hasta el fallecimiento de su fundador.

El final de una revista histórica
Playboy como revista es un fenómeno global que se encuentra de capa caída desde hace años. La publicación alcanzó su máxima difusión en 1975, cuando logró una tirada de 5,6 millones en Estados Unidos. Hoy apenas alcanza las 500.000 copias y sus pérdidas, tal y como apunta The Wall Street Journal, se sitúan en los 7 millones de dólares anuales.

“No estoy seguro de que la impresión sea necesariamente la mejor manera de comunicarnos con nuestros consumidores en el futuro”, aseguró Khon. El conejito de Playboy plantea transformarse en una marca que comercialice y explote negocios y productos. Casinos, clubes, fiestas temáticas, licores o moda son algunos de los negocios que la marca ya desarrolla y que se presentan como el futuro de Playboy en todo el mundo.

Fuente: AS Tikitakas

Comentarios