Las autoridades de Nueza Zelanda decretaron ley seca para el periodo de año nuevo en las playas de Tairua, en la península Coromandel, pensaban que esto detendría a las personas de beber, pero como dice el Chapulín Colorado, no contaron con la astucia de un grupo de hombre.

Un grupo de amigo neozelandeses decidieron construir una isla cerca de la playa en donde recibieron el 2018, todo esto con el único propósito de seguir bebiendo.

Contrayendo una estructura de arena, montando una mesa de picnic, llevando una hielera llena de cervezas entre otras bebidas alcohólicas.

Muchas de admiraron la idea de la isla, que inclusive bromeaban y decían que no los podían arrestar porque se encontraban en aguas internacionales.

La ley seca fue considerada para las celebraciones del fin de año e implicaba una multa de 250 dólares o arresto si se encontraba a alguien bebiendo en la playa, pero a pesar de los esfuerzos por mantener la ley seca, al final las autoridades que propusieron la ley en la comunidad dijo que no sirvió de nada, pues todo mundo estaba bebiendo y no podía arrestarlos a todos.

Comentarios