El 23 de julio del 2011 el mundo recibió la noticia de la pérdida de Amy Winehouse, una talentosa y admirada artista. Siete años después de su fallecimiento