Tras la roja mostrada al arquero del PSG, Kevin Trapp, Dani Alves tuvo que ponerse la camiseta del arquero y proteger su arco, en los último minutos del